43

D

esde los albores del Ins-
tituto qued贸 claro que 
la formaci贸n para la Mi-

si贸n es sumamente importan-
te y necesaria para lograr que 
la escuela se constituya como 
un lugar de salvaci贸n. 

Si bien, el Sr. De La Salle no fue 
el primero en plantearse la 
necesidad de la formaci贸n de 
maestros, la inspiraci贸n que 
recibi贸 de personajes como 
San Pedro Fourier (1565-1640), 
Nicol谩s Barr茅 (1621-1686) y 
Charles D茅mia (1637-1689), 
por mencionar solo algunos, 
lo llev贸 a consolidar varias 
experiencias formativas y a 
redactar varios de sus escri-
tos con este fin, como son las 
Meditaciones para el Tiempo 
de Retiro y la tercera parte de 
la Gu铆a de la Escuelas titulada 
鈥淔ormaci贸n de los maestros 
noveles鈥. 

Actualmente la formaci贸n, no 
solo de docente sino de toda la 
familia lasallista, sigue siendo 
una necesidad imperante que 
constantemente es tema de re-

flexi贸n en congresos, encuen-
tros, reuniones, conversatorios, 
jornadas de reflexi贸n, etc茅tera.  
Asambleas Distritales, regio-
nales e internacionales ha-
blan sobre la importancia de 
este tema y han impactado en 
las decisiones capitulares, por 
ejemplo, el XII Cap铆tulo Distrital 
estableci贸, dentro del 谩mbito 
de la Misi贸n Educativa Lasa-
llista, como compromiso:

鈥淒ise帽ar un programa inte-
gral permanente para directi-
vos, docentes y administrati-
vos que atienda las siguientes 
dimensiones: pedag贸gica, 
espiritual, tecnol贸gica, hu-
mana y lasallista, as铆 como 
un programa de formaci贸n 

驴Hacia d贸nde va 

la formaci贸n para la 

Misi贸n en el Instituto?  

Para quE la EscuEla marchE biEn

MORALES, A. (1990). Esp铆ritu y vida, el 

ministerio educativo lasallista 1. Santo 
Domingo, R.D.: Saleme y Asociados, S.A. 

鈥淣ada hubiera logrado el Fundador con solo de-

cir palabras estimulantes a los maestros, si no 

hubiera puesto en marcha, mecanismos de pre-

paraci贸n y capacitaci贸n鈥 

1

Alfredo A. Morales FSC.