54

EscuEla En Pastoral

D

espu茅s de tantos y largos d铆as de es-
pera, se lleg贸 el momento de lanzar-
me a la aventura de ser voluntaria 
lasallista. El primer paso para ello, 

por lo general, consiste en hacer la maleta, 
despedirse de la familia y personas queridas 
y dejar la ciudad, esto fue lo que probable-
mente en este a帽o, otros 31 voluntarios hi-
cieron para comenzar; sin embargo, mi caso 
fue diferente y ahora les platico por qu茅.

El 26 de julio se convoc贸 a todos los volunta-
rios del ciclo 2016 鈥 2017 a presentarse en Villa 
La Salle en Saltillo para arrancar el trabajo con 
la Jornada de Inicio de Voluntariado, en la cual 
se hablar铆a sobre algunos lineamientos, reglas, 
reflexiones, interiorizaci贸n del trabajo a rea-
lizar y concientizaci贸n de la labor para la que 
hab铆amos sido elegidos. Para esta fecha todos 
los voluntarios deber铆an tener preparadas sus 
cosas, puesto que despu茅s de este evento via-
jar铆an a lo que ser铆a su casa por un a帽o entero, 
dejando atr谩s familia, amigos y ciudades. Esta 
es una manera pr谩ctica de introducir a los j贸-
venes a esta nueva experiencia y ayudarles a 
aligerar el proceso de adaptaci贸n a su nueva 
vida, pero mi caso fue completamente diferen-
te, ya que el inicio del voluntariado en Tecpan 
debe coincidir con el comienzo de actividades 
del ciclo escolar, as铆 que, a diferencia de ellos, 
yo s铆 volver铆a a mi casa. 

Con el paso de los d铆as, cada uno de los te-
mas se volv铆a m谩s y m谩s serio, te iba en-
volviendo en el ambiente de servicio que se 
desea alcanzar para poder desprenderse de 
sus vidas y comenzar otra, totalmente nue-
va. En el momento yo pens茅 que era la m谩s 
desafortunada de todos, ya que despu茅s de 
estar tan concentrada y encaminada, deb铆a 
regresar a mi casa con todas esas cosas de 
las cuales ya me hab铆a desprendido. Para mi 
sorpresa, 茅sto result贸 ser una gran bendi-
ci贸n, ya que haber vivido la jornada de mane-
ra completa, me ayud贸 a poder despedirme 
completamente de mis cosas y llenarme de 
energ铆a, con la certeza de que 茅sta es la ma-
nera correcta de hacer las cosas, la manera 
en que 脡l me dijo: 鈥淪i crees en m铆, deja todo lo 
tuyo y s铆gueme鈥.

Oficialmente, el domingo 7 de agosto ser铆a 
el d铆a que no habr铆a vuelta atr谩s, deber铆a to-
mar mi maleta y comenzar mi camino. Estar 
en los pasillos del aeropuerto fue uno de los 
momentos m谩s emocionantes que he podido 
vivir, quer铆a correr de regreso con mi familia, 
pero tambi茅n quer铆a ser la primera en tomar 
mi asiento y llegar lo m谩s r谩pido posible a mi 
nueva casa. Las dos horas de camino hasta 
Guerrero se pasaron volando (literalmente), 
desde que ve铆a desde las alturas, me encan-
taron el mar, las monta帽as, r铆os y palmeras, 
pero eso no es nada comparado con verlo 
por tierra, eso termina de enamorarte.

Al bajar del avi贸n hab铆a tres personas desco-
nocidas que, al paso de las semanas, se con-
virtieron en la familia m谩s maravillosa que 
he podido conocer, fuera de mi casa. Manuel, 
Koko y Jes煤s desde ese d铆a se encargaron de 
que cada d铆a en la casa, fuera de los mejores 
de mi voluntariado. Mi primer viaje con ellos, 
en la carretera camino a Tecpan de Galeana, 
me hizo confirmar que mi decisi贸n de estar 
aqu铆 es la correcta, me sent铆 completamen-

Mi tiempo como 

voluntaria en Tecpan