55

EscuEla En Pastoral

te segura, bienvenida y acogida entre ellos y 
estoy segura que seguir谩 as铆 hasta mi 煤ltimo 
d铆a con ellos. 

Tecpan es un lugar que dif铆cilmente puedes 
imaginar con solo verlo en el mapa, pero sin 
duda alguna, es un lugar inolvidable una vez 
que lo conoces. Al dar la vuelta de la carrete-
ra hacia la casa, los vecinos recibieron a 鈥渓os 
directores鈥 con mucho amor y felicidad, son 
personas realmente aceptadas y queridas 
en la comunidad, pero no solo ellos, tam-
bi茅n los voluntarios que viven con ellos. De 
una manera inesperada, antes de poner un 
pie dentro de la casa, ya hab铆a recibido los 
abrazos mas afectivos que hab铆a recibido en 
a帽os, caras de personas que sin conocerme 
se sent铆an felices con mi presencia en su ciu-
dad, agradeci茅ndome por cosas que aun no 
hac铆a y ofreci茅ndome sus casas y sus cora-
zones para cuando los necesitara. Los pri-
meros d铆as de mi estancia ah铆, tuve la opor-
tunidad de vivir diferentes festividades de la 
regi贸n, como es La Topa del Toro, as铆 como el 
d铆a de San Bartolom茅 Ap贸stol, a quien est谩 
encomendada la parroquia de Tecpan. Debo 
decir que es un festejo del cual la comunidad 
se siente muy orgullosa de compartir, ver los 
carros aleg贸ricos pasando por la calle prin-
cipal, bailes t铆picos, disfraces y m煤sica, te 
hacen vivir el folklor mexicano de una mane-
ra muy singular, solo como las personas de 
la costa pueden hacerlo. 

Como ya me lo hab铆an advertido, el trabajo en 
colegio, no se hace esperar, mis primeros d铆as 
de actividades fueron bastante satisfactorios, 
cansados y llenos de aprendizaje. Conoc铆 al 
personal de la escuela que, al igual que las per-
sonas que hab铆a conocido con anterioridad, me 
recibieron como si ya fuera parte de su equipo 
y me ayudaron con todas las dudas que pudie-

ra tener. Desde ese d铆a hasta hoy no he parado 
de tener actividades y siempre hay cosas nue-
vas para ocuparse, desde ordenar libros, hasta 
arreglar salones, preparar uniformes, organi-
zar oraciones y recibir a los alumnos, atender a 
padres de familia, jugar y re铆r. 

Desde el primer d铆a de trabajo y hasta la 
fecha, he tenido la oportunidad de estar en 
contacto con los padres de familia y los ni帽os 
de la escuela de una manera muy diferente 
a como podr铆a hacerlo en misiones o en mi 
trabajo como psic贸loga; la presencia de un 
voluntario genera en las personas gran ex-
pectativa y emoci贸n, se muestran curiosos 
ante la presencia de una nueva persona, 
expresando frases como 鈥測a te est谩bamos 
esperando鈥, 鈥渜u茅 bueno que llegaste porque 
el a帽o pasado no tuvimos鈥, 鈥渘o te vayas a re-
gresar antes de tiempo鈥  y muchas otras fra-
ses. La escuela necesita mucha ayuda, tanto 
en infraestructura como en organizaci贸n y 
materiales, pero en ella pude ver un espacio 
rico en oportunidades de crecimiento. 

Cada d铆a es una aventura nueva desde pre-
escolar hasta secundaria. Si me preguntaran 
驴cu谩l es mi labor favorita hasta ahora?, ser铆a 
estar en la puerta durante la hora de entra-
da, recibiendo a los peque帽os de preescolar, 
ayud谩ndoles con sus mochilas, record谩ndo-
les a los pap谩s que los dejan en buenas ma-
nos y estar谩n seguros con nosotros hasta la 
hora de salida. Tambi茅n es muy significativo 
el esperar a los ni帽os de primaria, animarlos 
a llegar con una sonrisa, felicitarlos por ve-
nir correctamente arreglados o recordarles 
que tienen que llegar un poco m谩s temprano 
para poder aprovechar el d铆a al m谩ximo. Los 
j贸venes de secundaria no se quedan atr谩s, 
para ellos la escuela es pr谩cticamente su 
segunda casa y estar con ellos desde que