56

EscuEla En Pastoral

entran, hasta que salen, les ayuda a sentirse 
en un ambiente de armon铆a y tranquilidad, 
dejando de lado todos aquellos problemas 
que puedan abrumarlos. Para todo 茅sto solo 
hace falta estar bien parados, con una gran 
sonrisa y una voz entusiasta dispuesta a de-
searles los 鈥渂uenos d铆as鈥.

Estando en un colegio tan peque帽o  como 茅ste, 
te obliga a buscar un espacio en el que pue-
das atender dignamente a todos los que quie-
ran acercarse a ti, es por eso que durante este 
tiempo se acondicion贸 un espacio 煤nicamente 
con el prop贸sito de recibir a los pap谩s y alum-
nos en un ambiente neutral, lejos de la cotidia-
neidad de la rutina escolar, permitiendo as铆 que 
el acercamiento sea m谩s ameno. 

Este peque帽o lugar que conocemos ahora 
como 鈥渓a sala de juntas鈥, se ha convertido 
en el cuarto en que los m谩s peque帽os sa-
len una vez al mes con el prop贸sito de ser 
evaluados; llevo conmigo mi peque帽a caja 
conocida como la 鈥淐atarina鈥 en la que guar-
do unos cuantos l谩pices, pelotas y listones 
que sirven como material para medir su ni-
vel de desarrollo y observar detenidamente 
en qu茅 谩reas son las que necesitan trabajar 
un poco m谩s para poder explotar su poten-
cial al m谩ximo. Despu茅s de hacer 茅sto, cada 
bimestre, los pap谩s son informados de los 
avances o necesidades de sus hijos, para 
que puedan ayudarlos en casa y formar una 
red de apoyo, de manera que estos ni帽os es-
t茅n correctamente preparados al momento 
de empezar su vida en la primaria.

En el caso de los medianos, de primero a 
sexto de primaria, el trato es un poco m谩s 
correctivo, al momento en el que llegan a 
la sala de juntas o biblioteca, saben que es-
t谩n en un espacio en el cual se les va a exi-
gir mucho trabajo, pero que pueden explicar 
con toda libertad las razones por las cuales 
est谩n recibiendo una sanci贸n y han sido en-
viados ah铆 conmigo. Se les explica el tiempo 
que estar谩n ah铆 y el trabajo que deben hacer 
como consecuencia de sus actos, sin embar-
go se procura que tengan presente que no es 
un castigo ni est谩n siendo aislados, simple-
mente se les da la oportunidad de sentirse 
escuchados para poder atender esas inquie-
tudes que provocan un comportamiento in-
adecuado en su sal贸n de clases.

Para los m谩s grandes, la sala de juntas no 
siempre es suficiente, con ellos basta estar 
sentados fuera del sal贸n, en una jardinera o 
en alguna banca, para que puedan desahogar 
todas esas preocupaciones que,como ado-
lescentes, no hacen m谩s que confundirlos y 
distraerlos de sus actividades acad茅micas. 
Probablemente esta sea la secci贸n con m谩s 
necesidad de atenci贸n en cuesti贸n emocio-
nal. Con el paso de los meses, he entendido 
que para ellos, el voluntario que llega aqu铆 es 
el amigo con el que pueden hablar de todo, 
sin miedo a ser juzgados y, adem谩s, siempre 
estar谩 dispuesto a darles un consejo siempre 
que sea necesario, estar acompa帽谩ndolos 
frente a sus padres para darles el apoyo, la 
motivaci贸n y la fuerza de expresar sus prin-
cipales problemas, para que aprendan a ne-
gociar, como los j贸venes responsables en los 
que se est谩n convirtiendo.

Probablemente, describir las actividades que 
realiza un voluntario suenan sencillas, como 
algo cotidiano y que en cualquier lugar pue-
den conseguir cuando lo necesiten, la magia 
de hacerlo en Tecpan radica en que no es tan 
sencillo y la mentalidad aqu铆 es diferente a 
otros sitios. No me refiero a que sea un lu-
gar complicado o conflictivo, simplemente 
quiero apuntar que es una comunidad con 
mucha necesidad de atenci贸n, en lo mate-
rial y emocional. Una tarea que las personas 
est谩n dispuestas a recibir pero no siempre 
tienen los medios necesarios para hacerlo y 
es entonces cuando entramos nosotros los 
aventureros de coraz贸n a darlo todo por al-
guien que necesita.

Este tiempo aqu铆 me abri贸  los ojos ante lo 
que significa realmente la funci贸n de un vo-
luntario, no se trata solamente de un trabajo 
a prestar sino tambi茅n del ejemplo que ven 
en ti las dem谩s personas. Ahora entiendo 
que esta labor es muy similar a la de un mi-
sionero: se trata de salir, llorar, atravesar 
monta帽as, olvidar cosas, recordar personas, 
darlo todo, abandonarse, buscar, descubrir, 
sembrar y esperar; agreg谩ndole que para 
ser voluntario hay que conjugar todos esos 
verbos y muchos m谩s, sobre todo amar, en 
todos los tiempos y a todas las personas.

Christa Guzm谩n Vargas

Tecpan de Galeana, Gro.