5

La naturaleza nos maravilla con frecuencia y es 
en ella que descubrimos las bondades de lo or-
denado y lo sistem谩tico, pero el aprecio a esto se 
descubre m谩s all谩 de las leyes naturales y su re-
presentaci贸n matem谩tica; descubrir el orden en 
la creaci贸n es descubrir un sinf铆n de acciones de 
respeto a lo establecido, evidenciada desde las 
diferentes especies y 贸rdenes. 驴Por qu茅 para el 
que goza del libre albedr铆o se le dificulta tanto 
descubrir la tenue l铆nea entre el respeto y la inva-
si贸n a otra forma de vida en cada decisi贸n?, 驴Por 
qu茅 nos cuesta tanto visualizar el tipo de perso-
na que deseamos ser y sistematizar nuestras ac-
ciones para convertir esa idea en realidad? 驴Por 
qu茅 nos cuesta tanto sentirnos orgullosos de lo 
que somos? 驴Porque nos cuesta reconocer la for-
taleza de nuestro mestizaje?  Al final de cuentas 
en una prueba de ADN resulta que las grandes 
diferencias que nos dividen estriban en un 1% y 
que por mucho que nos esforcemos por ser una 
raza m谩s pura o diferente no lograremos cam-
biar ese porcentaje m谩s que en la forma de per-
cibirnos, entonces, 驴por qu茅 no esforzarnos por 

limpiar los cristales a trav茅s de los cuales vemos 
el mundo, al hombre, a lo creado? 

Aceptar la historia es aceptar al hombre, darle 
tiempo a la historia es no apurar los cambios, 
ver las cosas con los ojos de la fe es creer que 
cada d铆a es una oportunidad para aumentar las 
posibilidades de una vida m谩s plena para alguien 
(incluy茅ndonos); es aceptar ser copart铆cipes en 
la creaci贸n, es no hablar de justicia social, sino 
abonar a nuestro paso destellos de esperanza a 
quien necesita.

Para los hombres de fe los tiempos no cambian, 
cambian las oportunidades de hacer el bien, de 
construir esperanza y de mantenerse fiel.

Para un educador cristiano, no hay mejor pago, 
que el ver sonre铆r a Dios ante la felicidad de uno 
de sus hijos, de uno de nuestros hermanos.As铆 
que tal vez el dejar de buscar y hacer lo que nos 
toca de la mejor manera y con el mayor amor de 
como resultado una comunidad m谩s plena y fra-
terna.

Viva Jes煤s en nuestros corazones.   

Florencio Audeves Estrada