El Voluntariado Lasallista es un programa del Distrito de México Norte que ofrece experiencias de interioridad, servicio y fraternidad a través de una vivencia de inmersión dentro de una comunidad lasallista que busca transformar el entorno junto con los más necesitados de la sociedad.

  • Somos un programa de voluntariado y formación de tiempo completo por periodos de 6 meses o un año.
  • Vivimos en comunidad Hermanos y Asociados Lasallistas compartiendo la vida.
  • Mejoramos el mundo y descubrimos que en el proceso nosotros mismos nos transformamos.

Ser Voluntario es una experiencia de encuentro entre niños, jóvenes o adultos que experimentan una necesidad para transformarse mutuamente en proyectos de servicio directo con los vulnerables.

Ser voluntario es dejarse mover por la compasión hacia quien sufre, tratar de responder con sus capacidades, dedicando parte de su tiempo y participando de manera desinteresada y altruista en la construcción de un mundo mejor.

Ser voluntario es colaborar con los más necesitados buscando su desarrollo integral a través de un servicio personalizado, principalmente educativo y evangelizador.

Fe: En un mundo plagado de ruido, el voluntario resalta el valor de la contemplación como la vía para mirar lo esencial, una mirada desde el alma que trasciende los sentidos.[1]

Servicio: Entregarse con los más necesitados de la sociedad, los más vulnerados, para junto con ellos construir una sociedad más justa.

Fraternidad: Vivir en una comunidad en donde se comparte la vida y se entiende un mundo con estructuras cada vez más horizontales en donde todos se reconocen como iguales.


Ser un espacio de expresión de la identidad lasallista, signo de la vitalidad del juntos y por asociación, para brindar un servicio con los más pobres y así construir el Reino de Dios, compartiendo comunidad con Hermanos y Asociados lasallistas, en el que la persona responde a un llamado de forma libre y desinteresada, motivada por la fe, fruto de la cultura vocacional y el compromiso social cristiano.


Consolidarnos como una red de servicio con los más pobres y vulnerables de la sociedad a través del acompañamiento de itinerarios formativos, expresión de la Asociación, donde se profundiza la vocación lasallista.

Ser un movimiento de voluntarios, ex voluntarios y colaboradores en crecimiento constante en asociación Lasallista, donde se comparta la comunidad y la fe al estilo de san Juan Bautista de La Salle.

Continuar desarrollando estructuras apropiadas para cultivar entre todas nuestras redes y comunidades la fe, la fraternidad y el servicio con el necesitado.

[1] Declaración MEL 3.3 (Pág. 66)

Campos de acción para Voluntarios:

La Salle El Salto

La Salle El Salto quiere contribuir a la reconstrucción del tejido social de las comunidades y a proyectos autosustentables que nazcan de las mismas comunidades con el fin de lograr comunidades misioneras y sustentables dentro de la Prelatura.

Centro de Formación Integral La Salle- Tijuana

En Tijuana, Baja California, ofrece programas gratuitos de educación no formal, dirigidos preferentemente a atender personas de escasos recursos, de 15 años o más, que viven en las colonias menos favorecidas de la ciudad o personas que se preparan para emigrar a los Estados Unidos.

La Salle Tecpan de Galeana, Guerrero.

Inmerso en la Costa Grande del estado de Guerrero, se encuentra el Colegio José María Morelos y Pavón, en donde desde una formación integral se busca apoyar el desarrollo de la comunidad, allí los voluntarios conviven con maestros, alumnos y padres de familia en la búsqueda de cambiar el mundo desde la educación.